Algoritmos para la estimación de la distancia entre crestas de olas a partir de imágenes RGB de Google Earth

Silvia María Rodríguez-Ojeda Picos (ICIMAF), Hanzel Rodríguez López (ICIMAF)

Contacto: hanzel@icimaf.cu

Fecha: 2017-07-21

Hora: 14:00:00

Lugar: ICIMAF, Calle E esq. 15, Vedado

De la radiación solar incidente sobre la superficie de la Tierra, una fracción se invierte en un calentamiento desigual de la misma, lo que provoca en la atmósfera zonas de altas y bajas presiones, generando desplazamientos del aire (viento) de mayor o menor intensidad. El oleaje es una consecuencia del rozamiento del aire sobre la superficie del mar y, por lo tanto, supuesta una constante solar del orden de 375 W/m2, aproximadamente 1 W/m2 se transmite al oleaje, que actúa como un acumulador de energía, por cuanto al tiempo que la recibe, la transporta de un lugar a otro, y la almacena; la intensidad del oleaje depende de la intensidad del viento, de su duración y de la longitud sobre la cual éste transmite energía a la ola (FERNÁNDEZ). Las olas pueden ser tratadas como una onda; como todas las ondas, pueden caracterizarse por una serie de parámetros: longitud de onda, que es la distancia entre dos crestas de la ola; amplitud, que es la altura de la ola; y velocidad de la ola (nimbar.net). Los arrecifes de las costas cubanas ayudan a disipar un poco la fuerza con que impacta las costas. Los arrecifes son estructuras físicas y ecológicas complejas que disipan gran parte de la fuerza del oleaje. Entre el 90% y el 97% de la energía de las olas generadas por el viento, es absorbido por los arrecifes y a su vez las olas pierden el 84% de su altura. Esto disminuye un porciento significativo de daños por efecto de desastres naturales. Estimar la distancia entre una cresta y otra a partir de imágenes satelitales, ayuda al estudio de los cálculos sobre la disipación de la energía en estas zonas costeras.